HIPERACTIVIDAD


DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD

Fuentes:

Concepto:
Es un trastorno en el que interviene factores genéticos y ambientales.
Es un trastorno de conducta, que aparece en la infancia, se suele diagnosticar a los 7 años, en algunos casos se suele diagnosticar de manera precoz.
Se manifiesta como un aumento de la actividad física, impulsividad, y dificultad para mantener la atención en una actividad durante un periodo de tiempo continuado.

¿Cómo reconocer el Déficit de Atención con Hiperactividad?
 Síntomas de TDAH con hiperactividad-impulsividad:
Presenta inquietud, el niño se mueve en el asiento y les cuesta estar en clase en su pupitre.
 Se levanta cuando debería estar sentado.
 Corre y salta en situaciones inapropiadas especialmente en lugares en los que debe esperar.
Tiene dificultad para jugar tranquilamente.
Excitado a menudo, "como una moto”.
Habla excesivamente y también lo hace en situaciones que no debe.
Responde antes de que finalice la pregunta.
Tiene dificultad para guardar el turno en actividades de grupo.
Interrumpe a otros en los juegos, conversaciones, etc .
Síntomas de TDAH con falta de atención:
No atiende a los detalles, comete errores.
Tiene dificultad para mantener la atención en las actividades que está realizando.
Parece que no escucha “ensimismamiento”
No sigue instrucciones, no termina las tareas.
Tiene dificultad para organizarse.
Evita tareas que requieren esfuerzo de concentración continuado.
Olvida y pierde cosas necesarias para su actividad.
Se distrae fácilmente con estímulos externos.
 Se olvida de las tareas diarias



Recomendaciones:
En el hogar y en la escuela hay muchas recomendaciones para atender a un niño con déficit de atención :
PADRES DE FAMILIA
DOCENTES
Fragmentar o distribuir el tiempo de trabajo, variando las actividades, no mantener la atención y concentración por periodos prolongados en una misma actividad, enfatizando más en la calidad que en la cantidad y valorando más los progresos y el esfuerzo que los resultados propiamente tales.
Aplicación de Evaluación Diferenciada, que debe ser sugerida por uno de los especialistas a cargo, y debe consistir en dar opciones al niño, tomando en cuenta sus dificultades. Se sugiere que la evaluación sea de acuerdo a su propio ritmo de aprendizaje, dar más tiempo para responder, aclarar las preguntas que le son poco claras, etc.
Se ha observado que se logran mejores resultados con estos niños cuando se dan las instrucciones o se les habla en tono bajo o individual.
Sentar en los primeros lugares de la sala con el objeto de favorecer el control de la atención.
Ayudar a focalizar su atención cuando se le dan instrucciones acercándose físicamente, realizando cambios de inflexión de voz o haciendo alguna seña para que fije su atención en el lugar que sea necesario.
Realizar algún tipo de actividad para todo el curso donde el niño tenga más aptitudes y permitirle que obtenga algún premio (ganado en forma real), por ejemplo, "premio al más artístico", "premio al mejor músico", etc.
Orientar su inquietud de una manera positiva, asignándole pequeñas responsabilidades domésticas dentro del hogar (ordenar, limpiar, ayudar a cocinar, etc.).
Asignarle tareas específicas de colaboración, como por ejemplo, repartir material, entregar pruebas, etc., de manera de orientar su inquietud de una forma positiva.
Ayudar al niño a emplear sus habilidades como compensación de sus limitaciones o alteraciones.
Reforzar constantemente sus esfuerzos para superar sus dificultades.
Intenta mejorar su autoestima, ayudándolo a darse cuenta que es necesario y positivo para los demás, favoreciendo además el cambio de la imagen de "niño problema" y facilitando la adaptación de él con los demás.
Promover la participación en actividades extraprogramáticas del establecimiento, de manera de que tenga interacción con otros niños, facilitando la posibilidad de participación en otras actividades distintas a las escolares, otorgándole la posibilidad de desarrollo en áreas o habilidades que pueden ser de su interés y más fáciles para él.
Ofrecer demostraciones de cariño y aceptación a través de frecuentes caricias, cosquillas, besos o luchas bulliciosa. Tener siempre en cuenta que el niño hiperactivo necesita gran cantidad de contacto físico y afecto paternos.
Destacar en forma positiva la participación del niño en las actividades en la sala de clases, así como también sus logros y avances en relación a sí mismo, ya sea en relación al rendimiento a sus conductas. De esta forma se favorecerá su autoestima y motivación escolar.
Intentar fomentar la capacidad del niño para concentrarse en lo que está haciendo, reduciendo en todo lo que sea posible los estímulos altamente perturbadores y distractores en su entorno, como radio, televisión, posters, cuadros.
Focalizar su atención al dar instrucciones o entregar contenidos, observando si está atento visualmente, tocarlo y dirigirle la palabra directamente.
Realizar ejercicios de relajación, reducción de tensión, ojalá cinco minutos en la mañana y cinco o diez en la tarde. Trate usted de ser un modelo de cómo permanecer quieto y concentrado. Lo ideal es que el resto de la familia también participe.
Darle la posibilidad que salga a "descargar" energías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada